Portugal ha logrado que sus energías renovables alimenten totalmente al país

Según datos publicados por el principal proveedor de energía eléctrica del país, Redes Energéticas Nacionais, Portugal continental (exceptuando las islas) ha logrado alimentar al país durante el mes de marzo de 2018 gracias única y exclusivamente a las energías renovables. Es decir, que no ha necesitado de combustibles fósiles para alimentar al país en lo que a electricidad se refiere.

En total, un 52% de la electricidad producida en este periodo estuvo comprendido por energía hidroeléctrica, mientras que el restante 48% de la energía fue eólica. Y esta generación de energía renovable supuso un 103% del consumo mensual en Portugal. Es decir, que se ahorró todavía un 3% sobrante.

Ahorro para los consumidores

En el mes de marzo del año 2017, un MWh tenía un precio de 43.94 euros. Sin embargo, en este año el precio fue de 39.75 euros, lo que se traduce en una reducción de casi el 10% en los precios de la electricidad.

Por tanto, para las personas comunes y corrientes que pagan su luz puntualmente, el hecho de que Portugal asuma este proyecto implica que al largo plazo habrán reducciones de las tarifas de luz, en cuanto a coste, menos restricciones, y menos deuda a la Unión Europea por concepto de niveles límite de emisiones de gas de efecto invernadero, donde sabemos que la UE mantiene políticas muy severas con multas bastante elevadas.

Ahorro para el presupuesto del gobierno

Pero también debemos tener claro que Portugal, como Estado, se ha beneficiado de esta producción de energías renovables.

En total, se ha ahorrado alrededor de 21 millones de euros que han dejado de pagarse a la UE como multa por las emisiones de gas de efecto invernadero. Una cantidad lo suficientemente grande como para considerar la magnitud de lo que la nación ibérica ha realizado.

Además, un aliciente para que países de la propia Unión Europea se incluyan en programas y proyectos que le aseguren una independencia total de las energías producidas por los combustibles fósiles, que tanto daño hacen a nivel global.

Sin embargo, no dejamos de afirmar que es un pequeño paso en un largo camino que queda por andar, porque también debemos saber que una sola golondrina no hace verano, por lo que los esfuerzos de Portugal deben ser apoyados por el resto de los países, tal cual lo ha venido realizando China o Islandia, cada uno a su manera.